En Hare, una ciudad agrícola situada en el suroeste de Etiopía, viven unas 12.500 personas para las que el agua es un recurso tan escaso que a menudo tienen que recorrer varios kilómetros a pie para conseguirlo. Gracias a ONG Rescate y Generaciones Fotovoltaicas de La Mancha, con la colaboración de la Universidad Carlos III de Madrid y la financiación de la Cooperación Española, ha llegado el autoconsumo energético a la zona.

 

Etiopía es uno de los lugares más secos de la tierra. Este año, la situación de extrema sequía ha provocado una crisis alimentaria en el país que afecta a 5,6 millones de personas.

 

Mujeres, niños y niñas son las personas encargadas de buscar y recoger en pozos públicos el agua que sirve tanto para su consumo como para el mantenimiento del ganado, su principal fuente de alimentación. En esta búsqueda del recurso, las personas deben realizar largos desplazamientos lo que impide, en el caso de la infancia, asistir a la escuela.

 

Ante esta situación, ONG Rescate, entidad que lleva más de 16 años trabajando en el país para lograr la provisión de servicios básicos de agua a la población de la región, y GFM Fotovoltaica, una pyme española especializada en generación de energía fotovoltaica y en baterías de almacenamiento de energía, se han unido para lograr dar acceso a servicios públicos básicos en comunidades rurales remotas de Etiopía.

 

El objetivo era buscar un modo sencillo y asequible de extraer el agua de pozos profundos y llevarla hasta el pueblo para cubrir las necesidades de la población sin que los niños y las niñas tuviesen que desplazarse.

 

Con ese fin, se han construido unos contenedores solares para ofrecer una solución alternativa: la generación de energía renovable y descentralizada en estrecha ubicación para el consumo, sin necesidad de suministro de combustible y redes de distribución de energía de larga distancia.

 

Esta solución portátil se ha instalado durante el mes de marzo, gracias al trabajo del equipo local de ONG Rescate junto al personal especializado de GFM que acudió al lugar, para, además de asegurar la correcta instalación, formar a personal local, que a partir de ahora se encargará del fácil mantenimiento de este minigrid portátil que ha sido bautizado como “Planta Fotovoltaica Julia”.

 

Con esta forma de acceso a agua potable, la población “aumentará los niveles de higiene y salubridad y se reducirá la vulnerabilidad de estas comunidades agropastorales a las hambrunas en épocas de sequía ya que el ganado, su principal fuente de alimentación, dispondrá también de agua y de pasto ya que se instalarán también canalizaciones para regadío” explica Cristina Bermejo, directora de ONG Rescate.

 

Se trata, de mejorar la calidad de vida de los habitantes de Hare, dándoles acceso a un bien básico como el agua y la oportunidad de avanzar en su educación. Pero el mismo sistema podría tener otras aplicaciones. “Conectado a un colegio, por ejemplo, o a un hospital, es una forma sencilla de aportar energía en lugares donde el suministro es irregular o inexistente” comenta Moisés Labarquilla, Director de Operaciones e Innovación de GFM.

 

 

Presentación del proyecto

 

Los equipos de ONG Rescate y Generaciones Fotovoltaicas de La Mancha presentan el proyecto de autoconsumo energético en Etiopía el próximo:

Viernes 28 de abril a las 11:00.

C/Padre Damián, 2. 28036 Madrid.